lunes, abril 24, 2017

Entre versos y vasos (de agua)

La mano me pica por escribir, pero mi cerebro le niega ese placer (hasta que se rinde).

Nunca se me ha dado por disfrutar la lectura (y ni pensar en la escritura) de poesía. En serio, pese a ke cuando estaba en el colegio me escogían para declamar (o recitar poemas) en las actuaciones. Sucede que el estilo de declamar era bastante similar en todos los casos. grandes pausas al finalizar los versos, mover los brazos y elevar la voz al terminar la línea; era monótono y repetitivo (aunke los poemas eran distintos). En esa época tenía buena memoria (o al menos eso parecía), así ke no kedaba de otra ke seguir con el plan y aprender el poema y de paso veía cómo mis notas de comportamiento se elevaban, pero era algo ke no disfrutaba mucho.  

Con el pasar del tiempo me di cuenta que cuando uno es niño no entiende algunas cosas que de grande las saca al ojo, y conforme uno se hace más grande, algunas cosas ke detestaste antes, ahora las disfrutas. Me pasó con el metal, con el jazz, con las canciones de José José, El Puma, Daniela Romo, y toda la sarta de artistas/cantantes latinoamericanos y españoles que nos invadió por obra y gracia de las televisoras en la década de los 80 y parte de los 90. Pero me resistía a la poesía, aunke por momentos caía y consegúia disfrutarla, pero por momentos tan cortos que hasta parecía pose. Hasta ke hoy me di cuenta que para apreciarla (en mi caso) no es necesario leer el poema entero (que a veces es interminable), sino revisarlo hasta dar con un "párrafo" que te llame la atención.

Espera, pero eso no sería como los que publican en el facebook partes de citas de libros ke nunca han leído? y descontextualizar el sentido completo? ...es una buena pregunta, pero acabo de pensar en la respuesta: NO. Porque si un verso te llama la atención, es probable (e ideal) que leas el anterior y el siguiente para saber de qué habla... y así, para tener la visión completa, lees todo el poema. Y ya sabes de que va; entonces regresas a tu verso favorito, ahora con el contexto en mente, lo interpretas y lo haces tuyo ...y lo tatúas en tu cerebro. Sí, has leído todo el poema y también sabes de ke va, y has interpretado el verso, lo has desemenuzado, lo has saboreado y ya no es más un conjunto de palabras que al pronunciarlas "suenan bonito", sino que ahora tienen sentido y quizás hasta le den sentido a algunas cosas que has pensado o hecho.

Hace unos minutos, mientras escuchaba "My own prison" de Creed, me topé con unos archivos en mi computadora ...y no recordaba tenerlos. Lo abro y es parte de un email antediluviano, enviado por la mosca azul, que contiene poemas de Pessoa (uno de sus escritores favoritos). Pasé rápido mi vista sobre ellos, y me kedo en un verso, cuya simpleza me atrae.  No necesita palabras rebuscadas para expresarse, y lo dice todo tal cual es, y me sigo kedando en el verso. y sigo revisando y hay más poemas, y caigo en otro verso... y me hace buscar la fuente en san google... y termino encantado. No, no voy a volverme adicto a los poemas (que quede claro, maldita sea!), sigo considerando que no me causan un disfrute brutal, pero por lo versos de hoy, por las ganas de escribir que me dieron, quiero agradecer a la mosca azul, a la poesía y a gente como Pessoa, que nos hacen dar cuenta que no estamos solos, y no lo estaremos jamás.

...
A veces me pongo a mirar una piedra.
No me pongo a pensar si siente.
No me extravío llamándole hermana mía
Pero me gusta por ser una piedra,
me gusta porque no siente nada,
me gusta porque no tiene ningún parentesco conmigo.
Otras veces oigo pasar el viento,
y me parece que sólo para oír pasar el viento vale la pena haber nacido.
...
(extracto de "La espantosa realidad de las cosas" - Fernando Pessoa)

Entonces le agradecí a la mosca azul, en mi mente, por estas palabras, que calaron en ella hace mucho y ahora calan en mi.  Por hacerme tomar un respiro y dejar mis obligaciones para cambiarlas por mi deleite.  Y como me gusta revisar, googleando llegué al siguiente poema, con cuyo extracto me quedo.  Siempre hay algo en la lectura, la música, las fotos, la pintura, los dibujos, las películas, las series con lo que nos sentimos identificados; lo vemos y decimos "aquí estoy yo! yo soy así! yo me parezco! pienso igual!", y tal vez sea así.

...
No tengo filosofía: tengo sentidos…
Si hablo de la Naturaleza no es porque sepa lo que ella es,
Si no porque la amo, y la amo por eso,
Porque quien ama nunca sabe lo que ama
Ni sabe porque ama, ni lo que es amar…
.
Amar es la inocencia eterna,
Y la única inocencia es no pensar
...
(extracto de "El guardador de rebaños" - Fernando Pessoa)

Ahora, ya satisfecho, seguiré con mis obligaciones (redactar una carta a Indecopi para ser entregada en unas horas a como de lugar), mientras sigo escuchado a Creed (ahora cantado "Higher"), hasta que mis párpados intenten cerrarse (sólo por esta noche).

jueves, noviembre 03, 2016

(un cuento de ) Osos

Esta es la historia de 2 osos, que se encontraron en el bosque mientras caminaban río arriba para cazar salmones. Era invierno aún y hacía frío; pero ellos se habían sacudido la poca nieve del pelaje y enrumbaron río arriba, a donde es más fácil cazar al pez que nada contra la corriente. Uno de ellos (a quien llamaremos "Abrazable") había caminado un trecho mucho mayor, puesto que venía de muy lejos, por lo que podríamos decir que estaba en cierta forma cansado y desencantado, caminaba por la ribera todos los años para alimentarse, y luego regresaba hasta su morada. "Rutina", que le llaman los humanos, aunque para un oso es la vida. El otro oso (a quien llamaremos "Apachurrable", para diferenciarlos) no vivía tan lejos del río, por lo que le era más sencillo y rápido  llegar al lugar de pesca, y como no caminaba mucho, se cansaba menos y eso le daba tiempo a maravillarse del camino, quedarse observando las rocas del camino, las formas caprichosas de la corteza de los árboles en los que se apoyaba para caminar, los matices del azul del cielo de las mañanas y el rojizo de los atardeceres cuando regresaba a casa.

Abrazable también había conocido esas maravillas, sólo que por la extrema longitud y duración de su recorrido, ya no les prestaba mucha atención; estaba más abocado a llegar al remanso donde saltaban los salmones, así ke salió de su madriguera esa mañana soleada, con esa idea en mente y recorrió los caminos sabidos una vez más. Apachurrable ese dia despertó más tarde que de costumbre, a los osos les encanta dormir, sobre todo en invierno ...pero cuando hay hambre (y Apachurrable no había cenado), no hay sueño ni abrigo que pueda contener el rugido de una panza vacía. Entonces salió de su madriguera y sintió un olor diferente cerca. Por lo general, los osos al sentir un olor nuevo se ponen en alerta, se encrespan y tratan de parecer más grandes de lo que son parándose en 2 patas, como mecanismo de defensa, pero Apachurrable no sintió amenaza, ni miedo; sintió que ese olor nuevo se asemejaba al suyo. Por su parte, Abrazable ya no percibía muy bien los olores, por lo que se dio cuenta un poco tarde que estaba cerca de otro oso, demasiado cerca. Cansado como estaba, se quedó quieto, y observó...y le pareció verse en un espejo antes de salir de casa. Sintió familiaridad, tranquilidad, sosiego y al ver la dirección de las pisadas de Apachurrable, infirió que iban al mismo lugar. Apachurrable, al encontrar un congénere que no representaba amenaza, le preguntó si podrían compartir el camino hasta el recodo en el cual podrían pescar los salmones más robustos, y Abrazable asintió regocijado.

En el camino, conversaron, se miraron, sonrieron (si es que los osos pueden sonreir), intercambiaron experiencias de caminos, y sintieron que se habían conocido de toda la vida. Mientas recorrían el sendero, desearon no llegar al lago aún, que el camino se haga largo, Apachurrable comentó sobre las pequeñas cosas del bosque que lo hacían sentir pleno y Abrazable recordó esas cosas que sentía cuando salía de casa, pero luego, a lo largo del camino interminable iba olvidando. Y por un momento se sintió saliendo de casa recién, maravillándose también. Y decidieron acompañarse siempre, ir a pescar juntos y mirar los matices del cielo hasta quedarse dormidos. Llegaron al recodo donde los salmones saltan fuera del agua y hacen posible que los osos puedan atraparlos con más facilidad. Recalco que el salmón en realidad no quiere ser atrapado por el oso, sino quiere llegar rio arriba y desovar en el mismo lugar donde sus padres lo liberaron, que esa es la finalidad del salmón de ir contra la corriente desde la base del río hasta lo alto de la montaña, usando los músculos de su poderosa cola, pero sus escamas no lo pueden salvar de las zarpas y fauces del oso, sólo su velocidad  al saltar.

Los osos pescaron, comieron hasta hartarse, retozaron una vez saciados y durmieron abrazados, como si fueran uno. Se miraron a los ojos y sonrieron mientras los entrecerraban al unísono, bostezaron, se estiraron y a medida que empezó a soplar el viento, se dieron cuenta que tenían que regresar. Antes de regresar, vieron la puesta de sol, el punto más alto del atardecer que colinda con el nacimiento del anochecer, y vaya que no hay colores más hermosos que los que se ven en las puestas de sol en los bosques, en los días en que termina el invierno.  Es como si un pintor hubiera derramado y mezclado los colores rojo, amarillo y en ciertas zonas, violeta sobre los árboles, una sensación de maravilla recorrió la piel de ambos osos, y fue un nuevo despertar para Abrazable, ya que por la distancia de su recorrido adicional, había dejado de mirar el cielo para mirar el suelo. Una vez más, con la nariz apuntando hacia arriba, sintió el aroma del atardecer, de cuando las flores empiezan a cerrarse, igual que las hojas de los árboles y el viento sopla más fuerte, trayendo esencias de lugares lejanos.

Emprendieron el camino de regreso, y mientras Apachurrable llegaba a casa, se preguntaba si Abrazable quisiera entrar y quedarse. Podrían ser felices juntos, no podrían tener un motivo para separarse, ya que eran lo mismo, juntos se sentían completos.  Eran 2 de un mismo tipo y pelearían sus peleas como uno.  Los osos no son tan gregarios como los humanos, no disfrutan compañía de otros osos, ya que lo ven como  competencia tanto a nivel alimenticio como de supervivencia, porque la vida del oso es sobrevivir a las inclemencias del clima, el tiempo, el hambre, el camino, otros osos y los humanos que cada cierto tiempo los buscan para cazarlos, puesto que sus pieles  son muy valoradas por el abrigo que brindan.

-----------------------------------

Quizás, muchos capítulos adelante, sigan Abrazable yendo al encuentro de Apachurrable y Apachurrable esperando que Abrazable aparezca para seguir caminando lado a lado, maravillándose del mundo que los rodea, nuevamente y por primera vez.  ¿Por qué? Porque los lazos entre osos que se acompañan son más fuertes que los lazos entre humanos.

Daniel F - El Oso ...predecible, eh?



PS1. Mierda! 6 am!! Tengo trabajo desde la tarde de ayer  y no he avanzado una mierda T_T. y la verdad, no entiendo muy bien lo ke tengo ke hacer xD.  Procrastinación al mango, pero prioridades son prioridades.

PS2: "Por eso me gusta estar aquí, entre tanto loco de mierda, conchesumadre carajo"

PS3. Daniel F, el Naufragio de los Océanos, minuto 2:40


Senshi no namida

Posiblemente no te gusten los comics (entonces no te va a gustar esta publicación).
Probablemente aún no sepas que te gustan (por lo tanto, no sabes si te va a gustar lo que viene).
Podría ser que aún no hayas leído alguno (esto se va a descontrolaaaaaaar).
Quizás no hayas leído Preacher, o la saga de Punisher escrita por Garth Ennis (pero nunca es tarde).
Preacher, una de mis ilustraciones preferidas.

Punisher (arco "Welcome back, Frank")
Tal vez desconoces el arco "El grito del hombre lobo" en el universo del Juez Dredd (y nadie nace sabiendo).
y así comienza la historia... TOMA!!

Pues déjame contarte que los títulos a los que me refiero en la línea superior son lo mejor que he podido leer, cuyo arte atrapaba a la par del guión, en cada viñeta, cada página, cada ejemplar y querías seguir leyendo más y más.
Seguramente no sabes quién fue el dibujante/co-creador de Preacher, cuyo trazo definió la forma en que podíamos imaginar al protagonista y a sus compañeros y enemigos.
Lo que sí sabes es que todas las personas cumplimos un ciclo que se inicia al nacer y termina al morir.
Y tienes la certeza de que el nacer no siempre se puede dar, pero la muerte en sí misma es inevitable.
Entonces, te diré quién fue aquel que no pudo esquivar la parca hace unos días (22 de Octubre).

Steve -Fucking- Dillon.

Podrías suponer que al admirar su trabajo, era de esperarse que también sabía algo sobre su vida personal.
Pues no, no sabía/sé una mierda sobre su vida fuera de los comics leídos/disfrutados que menciono líneas arriba.
Recién me enteré que tenía 53 años, y no quise enterarme de más; es más, ni siquiera sé cómo lucía (sí, en ésta época del internet).

--respira--

El arte de Dillon no es preciosista, no sobrecarga sus viñetas, no es muy detallista en la composición con objetos adicionales ...aaaah, pero el manejo de sombras y las expresiones, son un golazo. Las miradas, los gestos, las muecas, en sus dibujos podemos captar la fuerza del momento por ello y lo hace alucinantemente bien. Las narices cortas de sus personajes al dibujarlos de perfil me llevó a confundir su arte con el de Brett Ewins (en la saga de Skreemer, en la cual Dillon entintaba), pero bueno, son patas xD.


Skreemer (sí, soy ciego, uso lentes... está bien, no se parecen :P )

Frank Castle (Punisher) imponiendo silencio a la competencia.

Y Deadpool cruzó líneas con Punisher...

Kingpin, la lavandería le va a costar...

El grito del hombre lobo, viñeta a colores :O

Lo mismo que la anterior, pero sin color... otra cosa, eh?

Preacher, hablando de expresiones (y maestría en el guión).

Y sí, lo siguen siendo, grandes amigos. Porque Ewins se nos fue el año pasado; por lo tanto ya los
vemos, charlando en el infinito y dibujando más allá del papel.



miércoles, octubre 19, 2016

La conchesumadre!


Hoy me desperté de buen humor, y estoy seguro que tiene que ver con el hecho de que anoche fue una buena noche. Por lo tanto, hoy ya tenemos 3 buenas noticias:

  1.  Van a alquilar mi 2do. piso (al fin! a precio rataza, pero ké diablos).
  2.  La próxima semana empiezo a trabajar (y me tendrán como esclavo en galeras, pero en la comodidad de mi hogar).
  3.  Hoy me "invitaron" un saco de 9 kg. de comida para gato, una bolsa de mariscos congelados (para preparar el arroz con mariscos casero buenazo) y una bolsa de nuggets de merluza (para salir del apuro alimenticio, aunque a costa del aceite).


Entonces, si me preguntas "Cómo estás?", te responderé "Como la conchesumadre!"
y resulta que, valgan verdades, en el habla "coloquial" de mi país hay varios niveles de tamaño o cantidad expresado con procacidad:

  • "Esto es como mierda!" implica cantidad en exceso.
  • "Te quiero como mierda!" implica exceso de cariño.  Cabe resaltar que esta expresión es superior a "Te quiero mucho", o "Te quiero muchisisisisisímo").
  • "Te quiero como la conchesumadre!" implica el non plus ultra de la expresión del sentimiento. Es la expresión más grande del querer y el cariño que se puede proferir. No hay nada más allá de "la conchesumadre", es como el fin del universo conocido que implica el comienzo del mismo.  Es un bucle infinito y por lo tanto, nada puede sobrepasarlo.

Por qué? Porque "la conchesumadre" es una contracción de "la concha de su madre" que viene de la expresión coloquial "Ándate a la concha de tu madre", y es uno de los insultos más fuertes en español, porque implica que el "afectado" por el insulto tiene como opción regresar de donde nació y kién sabe, nacer de nuevo ...o ir a copular con su progenitora (a lo Edipo), y no hay nada más vergonzoso en la sociedad que ésto. (En inglés supongo que sería la expresión "Motherfucker", castellanizado a "madafaca").

Entonces, quedamos claros en lo que simboliza la expresión "como la conchesumadre!" (y tiene que expresarse así, con énfasis en la última palabra, si es posible saboreándola y deteniéndose en la primera sílaba más que en las siguientes):

  • en distancia: "está tan lejos como la conchesumadre!".
  • ubicación: "queda en la conchesumadre!" (esto implica que está muuuuucho más lejos que "la quinta mierda" "putamadre" o "san puta").
  • tiempo: "demora como la conchesumadre!".
  • satisfacción: "está/estuvo de la conchesumadre!".
  • dolor: "duele como la conchesumadre!".
  • paroxismo: "me fui a la conchesumadre!".
  • expectativa: "va a estar de la conchesumadre!".

Por ejemplo, éste último mes lo pasé de la conchesumadre!.

PS: aprovecho para admitir la incursión en plataformas como Flickr (gato samurai) y Tumblr (g4t0samurai).



sábado, octubre 15, 2016

Nabokov

"lo único constante es el cambio", dijo
mientras sus ojos se posaban en los míos.
"tienes una bonita sonrisa" , dijo
mientras su mano acariciaba mi mejilla.
"no nos dejemos nunca", dijo
mientras estrujaba mi mano con la suya.
"es una promesa", dijo
mientras su meñique se encontraba con el mío.
"siempre", dijo
mientras su seriedad me contagiaba.
...
"por qué me abrazas?", dijo
mientras se marchaba sin mirar atrás.



sábado, enero 09, 2016

Dejadez

Cuando era adolescente (16 años) pensaba ke el mundo tenía un "orden establecido": estudiar en la universidad, graduarme/titularme (a los 22), trabajar inmediatamente, casarme (a los 23), tener hijos, seguir trabajando, criarlos, educarlos, seguir trabajando, tener nietos (a los 45) y envejecer.

El tiempo pasó, y a los 23 (y aún sin graduarme ni trabajar)  pensaba en trabajar, casarme (a los 26), tener hijos (a los 27), seguir trabajando, ser abuelo (a los 50) y seguir trabajando hasta la jubilación y envejecer.


Hace ya unos años, creo que fue luego de los 28 o pasados los 30, (aún sin titularme, pero ya trabajando freelance) pienso en que no debo casarme (por mi bien y el de cualquier mujer que pose su mirada en mí), no tener hijos (colaborando con la ecología), trabajar (para sobrevivir... bueno, para pagar las deudas y poder seguir comprando comics y una que otra película), envejecer? (con mucha suerte xD).

Dejé de preocuparme por el mañana, por el "qué dirán" . Dejé de ir a bailar "esa música rara" (es ke nos cerraron el local). Dejé de tener perros (de momento, es mucha responsabilidad).

Ya es 2016!!


Y dejé de escribir.


domingo, diciembre 25, 2011

una vez mas se me va el año

y dejo ke se vaya, ke termine, con sus horas veloces y sus dias soleados, pensando y gritando a los cuatro vientos ke ésta segunda mitad de año ha sido una de las mejores ke me ha tocado vivir.

y si bien no puedo explicar la razón exacta de por qué tengo esa idea, lo siento cuando veo ke los numeros del calendario se hacen mayores y me acerco al 31 de diciembre, tan cercano, tan esperado, tan temido.

Nunca he sido una persona de tomar mucho alcohol, los ke me conocen personalmente y leen este blog (ke son 4 o 5 personas a lo mucho) pueden dar fe de ello (pero no lo harán), y esto me pone los pelos de punta cada vez ke pienso en el 31 de diciembre: alcohol a chorros!! Es cierto ke el alcohol desinhibe (y también embrutece) ..entonces mi idea de celebración de Año Nuevo no es estar desinhibido (y de paso, idiotizado) tratando de convencer a los demás sobre mis argumentos, entercarme hasta el fin del mundo o putear y carajear a mis compañeros ocasionales de celebración ...y hablar sin parar sobre música, videos musicales y albumes de determinadas bandas cuya información manejo como buen fanático y friki. Estas cosas ya las hice antes, y según los resultados y comentarios en los dias siguientes, no me kedan muchas ganas de repetir el plato.  He bautizado a este estado como "el miedo a la celebración de año nuevo fuera de casa".

Es cierto: Ésta podría ser mi primera celebración fuera de mi Piajenolandia natal, y en cierto modo, estoy aterrado.  Si  te has tomado el trabajo (y la molestia... mucha molestia) de revisar algunas páginas atrás, verás fotos de las mesas navideñas y kizàs de año nuevo; la diferencia es ke según la tradición, en año nuevo comemos (aunke lo escriba en plurar para no sentirme solo, en realidad el único ke come a reventar soy yo) más ke en Navidad porke tengo la posiblemente errada cábala (idea fabricada y asimilada por mí mismo) de que una abundante cena es el preludio de ke la comida no me faltará el año ke viene (insisto, podrìa ser ke me ekivoke) y no me dedico a empinar el codo (alegoría a brindar en exceso con cualkier licor ke se encuentre a la mano) porke es una costumbre no muy bien vista (para nada bien vista) en la casa de los abuelos ke es donde paso fiestas... en realidad no se acostumbra para nada :P.

Estoy temblando: ké hacer, ké hacer?

hace unas horas hemos terminado la reunión de navidad con la familia de Lima, hemos sido 13 personas hablando, riendo, cantando, comiendo y posando para las fotos, 13 almas felices de estar juntos, celebrando la unión familiar y la buena salud ke aún tenemos (sí, lo de celebrar "el nacimiento de nuestro señor jesu... blablabla" me suda un huevo), ahora sólo espero ke me dejen dormir hasta el mediodia porke son las 5 am y dudo mucho poder despertarme en 3 o 4 horas.  He recibido un par de medias de regalo y un poco de dinero ke usarè para comprar ropa, comer y posiblemente (espero ke no) pagar los servicios de la casa (electricidad y agua potable); y el desayuno dentro de unas horas tiene todas las intenciones de ser épico.

hace algunos años, en estos dias escuchaba demasiado a los Countin Crows, sobre todo el tema "A long december"; me identificaba mucho con la parte ke dice "Un largo diciembre, y hay razones para creer que el año ke viene serà mejor ke el anterior" , porke era lo ke esperaba, olvidarme del año agonizante y venga la novedad, lo desconocido, las expectativas por los 12 meses con sus dias y horas nuevas de situaciones y experiencias.  Ahora ya no es así: lo veo como asistir al funeral de un amigo cercano que tenía ke irse, y recibir luego las cenizas para mirarlas cuando asì lo sienta, alegrándome de haberlo tenido cerca.  Remordimientos? ninguno.  Expectativas? superadas.  Lo podría vivir de nuevo? hell fucking yeah!! y cometería los mismos aciertos y errores.

y nadie podrá borrarme la sonrisa estos 6 dias ke vienen.
hell fucking no!!

Hala, feliz Saturnalia, y a preparar el cuerpo para la celebración del 31.

PS.- meta para el 2012: dejar de empezar hablando de una cosa y terminar hablando de otra totalmente distinta...

martes, noviembre 22, 2011

Descansando de descansar...

es mi glorioso 3er día en mi natal Piajenolandia, luego de asistir al glorioso concierto ke estuve esperando desde la adolescencia ...y me siento bien.  No sólo kedaron atrás los dias de trabajo obligado (digo obligado, porke yo mismo me obligaba a levantarme temprano y cumplir todos los rituales del asalariado como expliké en publicaciones anteriores) sino ke en este mes y medio ke keda del 2011 no tendré trabajo.  (yupi?)

En unas horas viajaré de regreso a Trujillo, veré a mi perro, a mi gata, a mis plantas...eliminaré las pulgas (sí, hay pulgas... un mes fuera de casa y eso es lo primero ke te recibe), limpiaré a fondo ...y estaré a mis anchas.


La emoción de llegar a tu hogar dulce hogar, tirarte en el mueble y encender el televisor y ver una película, sentado a tus anchas, tirándote pedos, comiendo lo ke te da la gana cuando te da la gana, caminar calato en tu propia casa, dormir con las puertas abiertas, acostarte y levantarte cuantas veces kieras, donde kieras y a la hora ke kieras no tiene punto de comparación.


ésto es vida!! ...lo malo es ke soy pobre de nuevo T_T...



Algunas instantáneas de estos meses:


 "Sólo espero ke me traiga comida"

 Barriga llena... corazón contento.

 "Y ahora... haremos siesta?"

 
 "keremos entrar.. pearl jaaaaaaaaaaaaam!!"

Rezagos del trigésimo-tercer cumpleaños

 ...y la torta fue cortesía del tío Lalo-cura

 Lily tomando un descanso antes de seguir con Street Fighter

 Así de divertido estuvo el cumple del tío Fico

A ver si ahora se fijan en usar el crucero peatonal...

 La torta en el matrimonio del Chinese

productividad mental, te estás escapando de mis garras....